martes, 7 de abril de 2015

Colombia en el plato

Tengo que reconocer que me ha sorprendido muchísimo, no sé muy bien que pensaba encontrarme en Colombia pero ha sido un viaje espectacular. Empezando por el caos de Bogotá, la impresionante Cartagena, la cristalina Isla Barú, la sonrisa de la gente, su amabilidad, la rumba para celebrarlo todo día y noche y como no, la gran variedad de sitios para hacerme feliz comiendo ;)


BOGOTÁ

En Bogotá os recomiendo Andrés Carne de Res, es un mito, no creo que nadie pase por la ciudad sin conocerlo, es una locura de sitio, nada tiene sentido una vez que entras. Os recomiendo la carne al trapo y el plátano con queso. Si tenéis oportunidad es mejor ir el fin de semana y al que está en Chia.



Gaira Café Cumbia, una amiguita nos organizó una cena muy divertida en este restaurante. La decoración del local también es bastante llamativa y tienen música en directo. Perfecto para probar la comida típica. Recomiendo las arepas, el patacón con carne desmechada, los chicharrones, papitas criollas y la carne a la parrilla. Las fotos salieron muy oscuras y no merece la pena ponerlas pero podéis fiaros.


CARTAGENA DE INDIAS

Increíble! por más que me dijeron que me iba a gustar no me imaginaba que sería así. Cada rincón es más bonito.




Teníamos el hotel dentro de la muralla que es la zona más turística y cuidada. El hotel era una posada que nos recomendó una amiga. Una casa familiar que si te descuidas ni la encuentras, os lo recomiendo por precio, por experiencia y por localización. Se llama Casa de Lucía, de verdad que es un acierto!




En Cartagena las calles están llenas, pero no exagero, LLENAS de restaurantes! Hay un millón para elegir, seguramente la próxima vez que vaya pueda volver con otro listado pero ahora os dejo los que repetiré sin duda ;)

El Boliche Cebicheria, mi top top! Fuimos varias veces y probamos unos cuantos pero me enamoré de dos de ellos, el ceviche costeño y el ceviche a la piedra y de entrante las empanadas de jaiba.



Mi top 2! Perú Fushion, cocina peruana fushionada con la cocina japonesa.





El Balcón de San diego, genial para tomar una buena enchilada en su balconcito viendo el ambiente de la plaza.


Restaurante Carmen, fuimos porque salía número uno en tripadvisor y la verdad que me pareció un poco caro pero el sitio es muy bonito y comimos muy bien. Pedimos pez negro y cerdo dos veces (es cerdo cocinado durante 12 horas en leche).

Fuera de la muralla tenéis el barrio de Getsemani. Las pizzas son increíbles en la Trattoria Di Silvo y es muy mono para tomar una cerveza el ático de Malagana Café & Bar. Después de cenar podéis pasaros por Havana a tomar una copilla.


ISLA BARÚ

Desde el puerto de La Bodeguita, justo nada más salir de la muralla de Cartagena, salen las barcas para ir a Isla Barú. Decidimos no comprar ningún paquete turístico de los que venden para alejarnos un poco del turisteo masivo, así que compramos solo billete de ida y vuelta. Cuando llegas a la playa lo recomendable es alejarse de la zona donde te dejan las lanchas y caminar hacia la izquierda de la isla, unos 10 minutos, llegarás a una zona infinitamente más tranquila y donde el precio de todo se reduce a la mitad (tumbonas, cabañas, comida, bebida...).
Alquilamos una de las sombrillas de paja con tumbonas, puedes estar todo el día por unos 20 dólares. Comimos el plato típico de pescado recién sacado del mar, vimos llegar al barquero con él, no es broma! Lo preparan a la parrilla con ensalada, arroz blanco y patacones.


 


Si se te hace corto el día y quieres hacer noche en la Isla puedes dormir bastante barato en alguno de los hostales-cabañas.



El último día estaba algo nublado así que en vez de ir a la playa buscamos plan alternativo para pasar el día en la misma Cartagena. Como hacía mucho calor tampoco se podía caminar mucho por la calle así que buscando de hotel en hotel la posibilidad de darnos un chapuzón en alguna piscina, dimos con el Hotel Movich....







Y hasta aquí mi viaje a Colombia, me quedo con muchas ganas de volver...

No hay comentarios: